¿Por qué usar limpiadores de brochas de maquillaje de silicona?

Ofertas de cocina

¿Quieres las mejores OFERTAS del mundo de de los utensilios de cocina? ¡Únete ahora al Canal de Telegram o Facebook y encuentra los mejores productos a un precio increíble!

Una de las tareas más sensibles del mundo del maquillaje es la de limpiar todos los utensilios que hemos usado, brochas y pinceles incluidos. Esta labor es fundamental para contribuir a que nuestros materiales duren más tiempo y desempeñen su cometido de una forma óptima.

Las consecuencias de no limpiar los pinceles correctamente después de cada uso son las siguientes:

  • Problemas de higiene: si te dedicas al mundo del maquillaje profesionalmente y utilizas tus pinceles con gente distinta puedes tener problemas de higiene e infecciones si no desinfectas y limpias correctamente tu material.
  • Problemas en las tonalidades: es posible que los restos de una sesión de maquillaje anterior interfieran en el tono que quieras usar esta vez.
  • Deterioro en las brochas: el uso de algunos materiales agresivos o de una composición demasiado ácida puede hacer que las cerdas de tus pinceles se deterioren, se abran o directamente queden inservibles en poco tiempo.

Así pues, hay que tener en cuenta que reemplazar los pinceles y brochas regularmente es una forma de generar residuos y dañar el ecosistema. Si te interesa la ecología es fundamental dejar el material perfectamente limpio tras cada uso, evitando así el reemplazo frecuente del mismo.

¿Cómo limpiar las brochas de maquillaje con el limpiador de silicona?

Para poder limpiar de manera efectiva tus brochas de maquillaje, debes hacer uso de algunas cosas adicionales al limpiador de silicona. Por ejemplo, es aconsejable que uses un champú de bebé o algún jabón suave. También se puede usar un poco de vinagre, ya que este ácido elimina las bacterias. El agua es imprescindible, si usas maquillaje resistente al agua puedes usar un poco de aceite de coco.

Si quieres que todo salga perfecto, prueba con estos consejos:

Humedece las brochas y prepara la mezcla

Prepara un vaso con agua o directamente bajo el grifo y humedece los pinceles. Prepara justo después una mezcla de jabón líquido con vinagre.

Limpia bien las brochas

Introduce las brochas y pinceles en la mezcla con vinagre y frota suavemente y con movimientos circulares contra la alfombrilla de silicona. Cuando ya no salga más maquillaje de las brochas estarán listas.

Enjuaga

Es el momento de enguagarlas con agua abundante para eliminar todo el jabón, puedes seguir frotando contra la alfombrilla, ya que están preparadas para no dañar tu material. Por último, retira el exceso de agua con la mano o suavemente con una toalla.

Deja secar

Ahora puedes dejarlos secar toda la noche, te recomiendo que lo hagas boca abajo para que termine de caer toda el agua.

Así pues, haciendo todo esto tendrás unas brochas que siempre estarán limpias y que te ayudarán preocuparte solo de lo que más te gusta: maquillar.

X